La eternitud y García Márquez

150867_564160743596453_1654224518_n

La noticia me encontró con un libro de Schopenhauer en la mano. Curiosamente con los ojos en <<el amor en los tiempos de epidemia>>. La similitud del título con la obra de Gabo, me hizo sentir como en sincronicidad con la fatalidad, tristemente al estilo de Jung. Murió el Gabo y se unió a la legión de autores imprescindibles, al club de los poetas muertos. Un pequeño párrafo para el padre de la eternitud. Espero que el vacío le sea leve. Algún día, lo resucitaré en la lectura de sus 100 años de soledad; no morirá del todo, mientras sus personajes sigan habitando Macondo.

Hasta siempre Gabo.

Andrés Patricio Alvarez Dávila

Anuncios